Segundo envío humanitario a República Centroafricana

En plena tarea de empaquetar.

Continúan los miembros y voluntarios de la Fundación Bangassou preparando el segundo envío humanitario para el pueblo centroafricano que partirá sobre el 16 de noviembre desde Córdoba a aquellas tierras africanas. Lo hacen con la esperanza de que las noticias que llegan desde Bangui, capital de aquel país, y del resto de ciudades se confirmen y no sufran cambios drásticos en los próximos días. Parece que algo así como una paz floreciente está emergiendo en República Centroafricana, pero tras el trágico dolor de muertes por asesinatos, violaciones, y robos de todo tipo, las heridas está claro tardarán en cicatrizar. Y todo ello repercute en que este importante segundo envío de recursos sanitarios, ropas y otros materiales lleguen sin que se presenten obstáculos como ocurrió el año pasado cuando ya la Guerra Civil era inminente y el cargamento preparado con amor y compromiso tardó casi un año en llegar.
El final del verano y todo lo que llevamos del otoño está siendo muy activo como cada año en la nave de la Fundación Bangassou en Córdoba. En estos días atrás y en las próximas dos semanas, dado que buena parte el material que se envía es sanitario, se requiere la labor precisa y experta de médicos, DUE y otro personal del sector especializado en el embalaje del mismo. Por ello se anima desde la propia Fundación Bangassou a cualquier profesional de la asistencia sanitaria a sumarse a esta valiosa tarea.
Ropa en muy buen estado para los hombres y mujeres de República Centroafricana.
Junto a esos trabajos, la Fundación Bangassou viene celebrando sus ya conocidos mercadillos para a través de las ventas que realizan seguir recabando fondos que luego invertir en la misión con solidaridad. Esos euros como todos los materiales que se les envían y la entrega comprometida de misioneros y cooperantes sobre el propio terreno centroafricano están permitiendo dar esperanzas cotidianas a niños, adultos y ancianos de allá desde hace quince años.
Vemos a través del reportaje a mujeres españolas de varias generaciones, preparar la nueva remesa de ropa. Dado el buen estado de la misma, por un lado, nos alegramos de que sus antiguos propietarios hayan sabido darle ese buen uso. Y, por otro, nos surge la pregunta ¿por qué acumulamos en los llamados países del primer mundo tanta ropa si luego se regala en tan buen estado? ¿No estaremos equivocando lo que se requiere para vivir con la opulencia y el consumismo desbocado? ¿Por qué no invertir esos euros en otros proyectos claves?
El funcionamiento de todas las personas de la Fundación Bangassou durante estos meses es ejemplar. Se aprecia en las imágenes que acompañan a esta serie de reportajes, y que dejan a las claras que ellas forman un excelente equipo que si fuera de una PYME o de una institución pública la misma estaría siendo gestionada de manera excelente. Se nota el paso del tiempo y como los buenos vinos de la cercana comarca de Montilla y Moriles, la dinámica del grupo se ha ido enriqueciendo con la experiencia y refrescando con la sabia joven. Lo que se dice un caso claro de entendimiento intergeneracional, tan vital en cualquier tiempo más aún en los que corren.
Compartiendo una paella después de cumplir con su compromiso.
Y tras una jornada más de arduo trabajo, llega la hora del almuerzo y de la confraternización a través de la mesa. Todos se unen para disfrutar de una sabrosa paella que Paco y Jesús, los cocineros del equipo, han preparado. 

Comentarios

Entradas populares