Antonella Yllana: "El escritor toca el corazón del mundo"


Antonella Yllana dedicando ejemplares de una de sus obras.

Da gusto escuchar a la poeta, ensayista y escritora brasileña Antonella Yllana, amiga y discípula de Paulo Coelho. Su mirada para la literatura y la vida es profunda, busca la armonía y tiene la música de quien sabe elegir las palabras y combinarlas entre sí para que las disfrutemos. Sabe jugar con los versos, con la prosa, para hacernos meditar y sentir, para redescubrir los ritmos.
Se expresa en su bella lengua portuguesa –aunque he traducido la entrevista-, uno de los idiomas más hermoso para los oídos sensibles. Nacida en Río de Janeiro en 1973, pertenece a la generación de 1974. Ha vivido en varios países: Alemania, Francia, su Brasil natal, España, Italia, Emiratos Árabes Unidos, lo que explica su mirada abierta a los pueblos y culturas, libre de prejuicios.
Comenzó a estudiar y traducir la filosofía budista, dando origen a sus varios libros ya publicados, como la novela Aïpotu y el viajero de la utopía; el ensayo La ciencia de la Pasión. A partir de la publicación de este libro, Paulo Coelho se fijó en su visión artística y humana. Fruto de su viaje como peregrina a Santiago publicó Carta de amor de una peregrina al Camino de Santiago. Unos años después, salió su libro de crónicas Cuando las nubes bailan.
¿Qué rol puede desempeñar el escritor en la sociedad?
Comencé a escribir con ocho años de edad. El mundo a la vez me fascinaba y me angustiaba. No sabía como lidiar con el caos que yo percibía a mí alrededor. Aquello que yo conocía no me bastaba. Las historias y los poemas eran caminos para lo desconocido. Leer era brotar, escribir era desabrochar. En ese momento en que el escritor abraza su propia vulnerabilidad, el entra en osmosis con el universo a su alrededor y se infiltra en sueños que son realidad. El escritor con su propia mente es un catalizador de las transformaciones, de las suyas y de las de los otros. Es como morir y renacer repetidas veces, a través de la literatura él despierta y toca el corazón del mundo.
Qué temas consideras prioritarios que un literato a través del ensayo, la novela, la poesía o los géneros periodísticos tiene que abordar en nuestro tempo?
Establecer relaciones me parece que es una prioridad. Cómo el ser humano se relaciona consigo mismo, con los otros, con el mundo…
Durante la crianza requiere comprenderse como persona para tener un ego saludable, más solo puede hacerlo si reconoce que hay otros individuos a su alrededor. Al descubrir los límites, pero también las infinitas posibilidades de la existencia, a de danzar entre dar y recibir en busca del equilibrio entre aquello que es y lo que no es. Ha de formarse una percepción creciente de la diversidad, todo eso estimula la creatividad y el coraje necesario para hacer un nuevo abordaje de la experiencia humana. La calidad de la presencia determina los cambios a vivir.
Qué actos estimas hay que llevar a cabo para que el escritor y el público –la sociedad civil– tengan una relación más cotidiana?
Hay mucho por hacer. Creo que las redes sociales ayudan bastante a ello. La literatura podría concurrir en los comercios a través de llevar la poesía a las calles, por ejemplo, en los metros, los autobuses, en los muros y paredes de los más diversos lugares. Podría haber iniciativas de poesía ambulante, proyectos de alumnos de escuela o universitarios con la finalidad de llevar quince minutos de poesía bien al inicio o bien al final de la jornada de trabajo en las empresas, en los hospitales y en otros lugares públicos.  
Vivimos en un mundo con demasiados compartimentos estancos. ¿Cómo pueden contribuir quien escribe y quien lee, quien actúa en un teatro o quien va a verle a actuar para trazar puentes de colaboración?
Creo que la creatividad es el puente. Es tan difícil y exige al artista, al músico o al escritor tener coraje, hasta el punto de hacer y compatibilizar el arte con formas que combinen siempre lo diferente y lo creativo, y que inspiren a los otros a hacer lo mismo. Todas las personas tienen mundos inexplorados dentro de sí de los que apenas son conscientes. El arte tiene este poder de quebrar las estructuras envejecidas y devolver la magia al mundo.
En cualquier pueblo o ciudad de España, Europa o en otras partes del mundo, contamos con magníficas bibliotecas, centros cívicos, teatros… Hace unos días asistí a un acto de presentación de un libro de Albert Camus con presencia de su traductora y de una nieta de Camus. La sala estaba llena, pero apenas unas cinco personas tendrían entre los 18 y los 25 años. ¿Qué hay que hacer para que la generación más joven se una y tire con fuerza de actos como el citado?
Creo que lo multimedia es el camino. Los jóvenes hoy en día precisan ser estimulados en varios niveles. De un lado, el hecho de que sean bombardeados con tanta información o propaganda provoca que sean inmunes a las sutilezas. De otro lado, hay que hacer que sean exigentes y que sepan reconocer solo aquello que supere sus expectativas. 
En EEUU, los intelectuales de prestigio desde hace décadas escriben en revistas especializadas, dejando al margen a la prensa de masas. En España, se tendió hacia la prensa generalista. ¿Qué publicaciones híbridas se pueden hacer para acercar sus reflexiones al gran público?
Para mí, el futuro de la literatura es una incógnita. Ya hoy en día las editoriales están afrontando serios problemas por Internet. Supongo que lo mismo ocurrirá con las revistas. Es preciso desarrollar nuevos formatos para atender a las nuevas demandas.
¿Qué análisis haces de los medios digitales en la difusión de la labor del escritor en esta época y su comunicación con sus conciudadanos?
Crea que es fantástico. Los medios digitales facilitarán el acceso al público de una forma que antes era impensable. Es algo que empieza ahora a explorarse.
¿Qué literatos del pasado y actuales consideras que han realizado y realizan una labor valiosa a nivel cívico, y por qué?
Ha habido y habrá muchos. Actualmente, podemos citar el ejemplo de un escritor al que admiro y al que tengo la alegría de conocer personalmente: Paulo Coelho. Creo que él usa los medios de comunicación como pocos saben usarlos, y, por eso, el fue capaz de alcanzar a un gran número de personas de diferentes culturas y niveles sociales. Algunos de sus libros están disponibles a precios populares y en su instituto se realiza también un trabajo notable con los pequeños de las favelas de Río de Janeiro. Él es la prueba de que el escritor puede tener una voz alta dentro de la sociedad y tener una mente abierta que acompaña a las tendencias contemporáneas sin oponerse a ellas, siempre él busca sembrar el encantamiento.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Para mí, el camino del escritor es por encima de todo místico. En el momento en que el se despoja plenamente de sí mismo para servir a la escritura, él deja de ser individuo, trasciende de sus valores limitados, penetra en el multiverso y se convierte en algo más que un gran hombre. No hay otra opción para el escritor que convertirse en sí mismo. En el momento en que eso acontece, con su libertad libera al mundo.

Comentarios

Entradas populares