¿Dónde estás?

Esta pregunta se la hacen miles de personas, madres y padres que perdieron a sus hijos, éstos que por diferentes circunstancias de la vida con los años se han enterado de que sus familias de acogida no eran sus padres biológicos, y cuando nacieron se les dio por muertos. Fueron niños robados durante el Franquismo y hasta los años ochenta del pasado siglo. Quiere esto decir que en plena transición democrática, durante la primera década de esta real partitocracia y etapa de corrupción institucional generalizada, los robos continuaron produciéndose. No solo se ha traficado en España con tierras públicas, con los índices del euríbor, con los puestos dados en la administración pública y en los consejos de administración de empresas públicas y privadas y de las cajas de ahorro, también con niños inocentes, con madres solteras inocentes que sufrieron esa estafa repugnante. En 1987, durante el segundo gobierno de Felipe González, éste sacaba la Ley sobre Tráfico y robos de personas en cuyo preámbulo se reconocía.
En 2013, como recoge este magistral documental ¿Dónde estás? de Sandrine Mercier y Juan Gordillo, de la productora francesa Marmita Films, el Estado español aún no ha iniciado las pertinentes investigaciones judiciales, administrativas, legislativas y del Ejecutivo para esclarecer estos graves asuntos y dar una respuesta humana y justa a los implicados. El ministro de Justicia, Gallardón, se ha limitado a convocar una rueda de prensa en compañía de los ministros Ana Mato y Jorge Fernández, y de Torres Dulce, el Fiscal General, en presencia de las víctimas y sus asociaciones. Nada más. Ciudadanos españoles, como es el caso de Lily, una de las protagonistas del documental, no pudiendo ni saber quiénes son sus padres reales ni tener su nacionalidad de nacimiento. Ella es española ya que su madre lo era, y nació en un Hospital de Madrid, pero fue dada por muerta por una red en la que están implicados desde una serie de monjas, los responsables sanitarios de aquella clínica, y los responsables administrativos y políticos de aquella época que consintieron estos delictivos e inhumanos comportamientos.
Cuando los periodistas Sandrine Mercier y Juan Gordillo se sumergen junto al resto de su equipo a contrastar las pruebas de todas las personas y familias afectadas, se aprecia con la claridad de las evidencias documentales que la red era patética. Muchos bebés se dieron por muertos al nacer poniendo como causa del fallecimiento una otitis. Otras dolencias tan menores como esa también son aducidas como motivos del fallecimiento de los recién nacidos. El Papa Juan XXIII, conocido como el Papa Bueno, ya abrió entonces una investigación dentro de la curia española de la época, ya que estaba implicada. Bueno será que esta indagación se reabra hoy y Francisco I la impulse.
Como apunté en la entrevista hecha a los directores Mercier y Gordillo, que el Rick´s Café publicó ayer, el documental ¿Dónde estás? sobresale por la calidad del lenguaje audiovisual empleado, sustentado en la sencillez del relato periodístico y en la magnífica labor investigadora realizada. Se pasan los 52 minutos volando. Me comentaban ellos que tienen más de 100 horas de rodaje, como les comenté, ¡ojalá alguna televisión actúe con inteligencia y les ofrezca montar una serie con capítulos! La trascendencia del tema, la calidad y rigurosidad con la que está hecho el trabajo y el impulso a una industria audiovisual que es un sector de alto valor añadido, lo merecen. Esto es conjugar lo mejor del periodismo y del cine, en la versión del docudrama.
Hoy, las personas y los pueblos contamos con los recursos humanos y científicos básicos para dar respuesta a dramas humanos como el tratado en ¿Dónde estás? Ya solo queda la altura y profundidad de miras humana, política, social y judicial para que la misma esté a la altura de las circunstancias.

Comentarios

Entradas populares