Rafael Hidalgo Navarro: "El escritor tiene que ser fiel a su vocación y hacerlo con honestidad"


El escritor Rafael Hidalgo Navarro durante la presentación de su ensayo Julián Marías: retrato de un filósofo enamorado.

Conversa el Rick´s Café con el escritor Rafael Hidalgo Navarro. Ensayista, cuentista, conferenciante. Discípulo de Ortega y Gasset, amigo y discípulo de nuestro común maestro Julián Marías.
Rafael es de esas personas que vibra con todo lo que hace. Por eso le podemos ver disfrutando dando una conferencia, presentado un libro de cuentos o montando con su gente un espectáculo callejero lleno de sensibilidad y audacia sobre la madre de las Ciencias: la Filosofía. 
Goza con los más pequeños, pero también con esos hombres y mujeres sabios que nos encontramos en el camino de la vida. Por ello, uno de los momentos más vibrante de su vida fue el día que le llevó a Marías su tesis doctoral.
Miembro de la generación de 1974, de hecho nació en 1968, lleva publicados los cuentos Mabel, la princesa de Íncaput; Crispín y el Dragón Agamenón. En el terreno del ensayo Julián Marías: retrato de un filósofo enamorado; Julián Marías y la muerte; Empresarios y Samuráis; Historia de la Filosofía para peatones.
Podéis seguirle en su blog http://polizonynaufrago.blogspot.com.es/
¿Qué rol puede desempeñar el escritor en la sociedad?
Yo creo que sencillamente tiene que ser fiel a su vocación. Contar aquello que se siente llamado a expresar y hacerlo con honestidad. Lo demás se dará por añadidura.
Qué temas consideras prioritarios que un literato a través del ensayo, la novela, la poesía o los géneros periodísticos tiene que abordar en nuestro tiempo.
Aunque pueda sonar un tanto obvio, el sentido de la vida. Es verdad que es un tema perenne ligado a la condición humana, pero en un tiempo como el nuestro que pretende construir a base de retazos inconexos adquiere especial relevancia.
¿Qué actos estimas hay que llevar a cabo para que el escritor y el público –la sociedad civil– tengan una relación más cotidiana?
La relación natural del escritor con sus lectores se produce a través de sus libros. Sin embargo, las tecnologías de la información facilitan cauces de comunicación que las nuevas generaciones de escritores están empleando con destreza. De hecho, existen escritores mediáticos ligados a Internet. Probablemente este es el cauce que permite mayor proximidad.
Vivimos en un mundo con demasiados compartimentos estancos. ¿Cómo pueden contribuir quien escribe y quien lee, quien actúa en un teatro o quien va a verle a actuar para trazar puentes de colaboración?
En realidad el escritor y el lector tienen distintos papeles, lo que no supone una oposición, sino una complementariedad. No tendría sentido el uno sin el otro.
No comparto esa obsesión homogeneizadora de nuestro tiempo. Todos escritores, todos actores, un mundo monocolor, no me convence. Me gusta la pluralidad armónica.
En cualquier pueblo o ciudad de España, Europa o en otras partes del mundo, contamos con magníficas bibliotecas, centros cívicos, teatros… Hace unos días asistí a un acto de presentación de un libro de Albert Camus con presencia de su traductora y de una nieta de Camus. La sala estaba llena, pero apenas unas cinco personas tendrían entre los 18 y los 25 años. ¿Qué hay que hacer para que la generación más joven se una y tire con fuerza de actos como el citado?
Desde siempre, la gente joven es la que tiene mayor iniciativa a la hora de movilizarse; lo que pasa es que, como es lógico, acude a aquellos eventos por los que siente interés. Y a nadie le interesa lo que desconoce.
Lamentablemente se está produciendo una pérdida de espesor histórico que hace que no nos demos por enterados de lo que se escribió anteayer, con la pérdida que esto supone.
Yo leo a Ortega y Gasset y encuentro que me ayuda a comprender mejor lo que pasa en el mundo que la mayor parte de los autodenominados analistas de la actualidad.
Ese desconocimiento de lo que se ha pensado y escrito por personas de gran valía nos sume en la desorientación, nos entrega a las modas sin un norte definido.
¿Cómo devolver este legado histórico a la gente joven? Supongo que poniéndolo a funcionar contra viento y marea.
En EEUU, los intelectuales de prestigio desde hace décadas escriben en revistas especializadas, dejando al margen a la prensa de masas. En España, se tendió hacia la prensa generalista. ¿Qué publicaciones híbridas se pueden hacer para acercar sus reflexiones al gran público?
A mí ese modelo español me gusta. Que se haya podido leer a Azorín, Ortega o Julián Marías en la prensa diaria me parece un lujo y un modo acertado de acercar eso que llamamos pensamiento al hombre medio. Lo que sucede es que la prensa, tal como la hemos conocido en los últimos dos siglos, está experimentando una gran crisis vinculada a la aparición de Internet.
¿Qué análisis haces de los medios digitales en la difusión de la labor del escritor en esta época y su comunicación con sus conciudadanos?
Han supuesto una revolución como no la había desde la aparición de la imprenta. Todavía estamos en los inicios de lo que puede llegar a ser. Como todo, posee sus bondades y sus riesgos. Pero entrar a fondo en esto daría para un tratado.
¿Qué literatos del pasado y actuales consideras que han realizado y realizan una labor valiosa a nivel cívico, y por qué?
Aquellos que parten de la realidad, que no la desvirtúan, que buscan, antes que nada, aclararse y ayudar a entender, no prostituir la palabra poniéndola al servicio de la propaganda. Esta labor fecunda se puede hacer perfectamente desde la ficción; George Orwell o Miguel Delibes son ejemplos de ello.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Manuel, contigo sobre mil y un temas, pero con un tiempo ilimitado por delante, con un refresco en la mano, y ya ni te cuento si es en tu hermosísima Sevilla.

Comentarios

  1. Felicidades por sus creaciones, me haré con ese libro,BRESCA: supongo que podré encontrarlo en cualquier librería.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares