La fábula de las contradicciones

El maestro Antonio Machado nos avisó de que se hace camino al andar. Por eso nada más sugerente que recorrer el sendero de las hemerotecas para mostrar la coherencia y la incoherencia de alguien. Centrémonos hoy en Pablo Iglesias, candidato a la presidencia del Gobierno de Unidos Podemos. Haremos también un pequeño apunte sobre su compañero de aventura en la coalición, Alberto Garzón. 


En primer lugar, su posicionamiento sobre el Tratado de Maastricht, clave para la puesta en marcha del euro como moneda de la Unión Europea, y convertida junto al dólar desde 2002 en la principal divisa de referencia internacional.
En mayo de 2014, como pude cotejar en un mitin de campaña que daba junto a Pablo Echenique y otra compañera en la barcelonesa plaza de Cataluña, decía no al euro, al Tratado de Maastricht y a las políticas monetarias del Banco Central Europeo.

Unos meses después, el 4 de noviembre de 2014, en una entrevista con el Director del periódico 20 minutos, volvía a reafirmarse en esos planteamientos.

En su intervención en el Debate a 4 del pasado 13 de junio, ante las palabras de Albert Rivera sobre sus posicionamientos, Iglesias negaba por activa y por pasiva que él antes defendiera la salida de España del euro y de las políticas a implementar con el Tratado de Maastricht. He ahí la prueba (Parte 3, del minuto 11:15 al 11:30).

La labor de Draghi, como máximo responsable del Banco Central Europeo (BCE), está siendo clave para acabar, por un lado, con el austericidio defendido por el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y otros ministros de Europa en sintonía con éste. De hecho, esta semana el propio Tribunal Constitucional alemán ha apoyado las medidas de Draghi. Y, por otro, con la política cicatera de los bancos privados en España y otros países poniendo trabas a pymes y familias a la hora de concederles créditos, cuando éstos están contando con la ayuda inestimable del BCE que les está aportando ingentes cantidades de fondos monetarios. Aquí podéis comprobar lectores lo que decía Pablo Iglesias sobre el BCE en noviembre de 2014.

En segundo lugar, tanto Podemos como IU vienen solicitando la derogación del pacto del artículo 135 suscrito por José Luis Rodríguez Zapatero -siendo presidente del Gobierno- y Mariano Rajoy -siendo líder del PP en la oposición-. Ese pacto supuso el compromiso de que las diversas administraciones públicas españolas -desde la local a la nacional- están obligadas a abonar sus deudas. Por cierto, que la mayoría de los miles de millones que se deben, proviene de pagos a pymes y cooperativas dedicadas a prestar sus servicios a los Servicios Sociales -educación, asistencia sanitaria, dependencia, …-. Una de las normas del pago de esas deudas es que se efectúe en un plazo de un mes. ¿Qué significa que esto se cumpla? 
Pues que las pymes y cooperativas cobren a tiempo por los servicios que prestan a las Administraciones Públicas, que éstas sean solventes, que los trabajadores de ellas cobren sus salarios y cotizaciones a la Seguridad Social, que se sigan prestando esos servicios cómo hay que hacerlo.
Esto es lo que Podemos e IU defendían en sus programas de gobierno para las elecciones del pasado 20 de diciembre al respecto de la derogación del artículo 135.

En tercer lugar, durante los días previos al inicio de la campaña electoral del 26 de junio, se intentó infructuosamente reducir los gastos de la misma. Tanto Podemos como IU se posesionaron a favor de ello. Tengamos presente que IU debe 11 millones a los bancos por la pésima gestión de sus cuentas. Pues bien, vosotros lectores podéis pasear por Madrid estos días y comprobar que Alberto Garzón -candidato nº 5 de la candidatura conjunta de Unidos Podemos- tiene carteles suyos a lo largo de la Villa de Madrid desde la calle Joaquín Costa a la calle Urgel, desde Velázquez o Goya a la calle Princesa, desde Embajadores al Paseo de la Castellana. Me llamó la atención porque es el único candidato con tanta cartelería, es más, no vi carteles de ningún otro candidato de ningún partido. También ocurre en otras ciudades, cualquiera que paseé por Granada estas semanas puede comprobarlo, por ejemplo. 
Cartel del candidato Alberto Garzón, Unidos Podemos, en una parada de autobús en Madrid (Foto de WhitePress).

En cuarto lugar, en una región como Andalucía, con uno de los Impuestos de Sucesiones y Donaciones más alto, tras años de esfuerzos y reivindicaciones, Ciudadanos ha logrado que el PSOE haya firmado la bajada del mismo. 
Esa bajada ayuda a que la mayoría de las familias puedan asumir esa tasa cuando se heredan viviendas, locales o ciertos ahorros. Esos bienes está claro ayudarán a cualquier persona, más aún hoy en día cuando el no hacer frente al pago de esa tasa también ha provocado la dacción en pago de viviendas de herencias familiares, por ejemplo.
Por el contrario, Podemos e IU se sumaron a la no bajada de esas tasas en el Parlamento Andaluz recientemente.

En quinto lugar, y para ir cerrando por donde comenzamos nuestro camino, Iglesias denostaba la labor de Zapatero como presidente del Gobierno. Palabras de Iglesias en la ya citada entrevista en 20 minutos en noviembre de 2014…

-“¿Los otros dos, Zapatero y Pedro Sánchez?

Bueno, sin desmerecerles en ningún caso y desde todo el respeto, creo que no están a la altura histórica de lo que representó Felipe González. Creo que Zapatero encarnó las ilusiones de mucha gente y tomó algunas medidas que merecen respeto, pero creo que cuando le dijeron que estaba sentado sobre una bomba de relojería, que se llamaba crisis financiera, le faltó la altura política para asumir lo que eso implicaba. Los socialistas deberían reconocer que se habían equivocado con Maastricht y que se habían equivocado dejando que España se convirtiera en una colonia de los países del norte de Europa, y, sin embargo, Zapatero hizo lo que le mandaron desde Berlín.”

El pasado 16 de junio, en cambio, Pablo Iglesias señalaba que Zapatero "es el mejor presidente de la democracia española".
El candidato Iglesias coincide con Rajoy en una serie de cualidades: en los tiempos previos a las campañas o en éstas, dice una cosa, y luego la contraria. ¡Viva la coherencia!

Comentarios

  1. la vida política tiene que estar basada en propusestas positivas y en el bien comun para todos los ciudadanos, y es una mezquindad intentar ganar votos desprestingiando al contrario político

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, de eso se trata: de propuestas positivas y de ser coherentes con lo dicho para llevarlo a cabo y no estar diciendo "digo" y haciendo "diego".

    ResponderEliminar
  3. En algo estamos de acuerdo jeje,

    ResponderEliminar
  4. La frase de Averroes era de Platón: "No existe peor gobierno que el que hace de una sociedad varias".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares