La politización, mal mundial



Es verano, pero no hace calor. ¿Qué digo con esta expresión? Que no es necesario, salvo en viviendas con una ubicación difícil -último piso y encima la azotea, ubicado en calle o avenida muy sometida al Sol-, usar el aire acondicionado para dormir. Se puede descansar por la noche con la brisa que entra. Son ya cuarenta días superados. En España, llevamos más de 210 días sin Gobierno -el que está no ejerce ni practica las reformas pendientes de nuestro país y las que hay que exigir al resto de Europa y Occidente en el Parlamento Europeo-.

Pero vayamos al meollo de lo que os voy a plantear: la lacra de la politización como virus mundial. Éste no es nuevo. Ya lo denunció Ortega en 1930 en La rebelión de las masas. Julián Marías hizo hincapié en ello en Cinco años de España en 1980. 
La politización impone a diario la circunstancia política sobre el resto de circunstancias de la vida. Los políticos que la ejercen, actúan con autoritarismo y despotismo sobre el devenir de cada persona, de las relaciones interpersonales e intergeneracionales, y someten a la arbitrariedad de sus decisiones asuntos que afectan a las vidas de cualquiera y al devenir de las instituciones públicas y privadas. 
Paso a enumerar una serie de acontecimientos de nuestro tiempo que lo demuestran:

En primer lugar, convertir la Universidad, que tendría que ser uno de los foros clave de pensamiento, investigación seria, docencia bien hecha y libertad de expresión, en foros donde se montan seminarios o cursos para vender una opción partidista electoral como se ha hecho de cara a las Elecciones Generales del 26 de Junio, con el propósito de que el público asistente votase a esa opción política y sirviera de corriente transmisora de esa vía.

En segundo lugar, la falsa polémica en España sobre los regionalismos -haciendo presentar a éstos como nacionalismos-. La paranoia que ciertos comentadores promueven en los medios de comunicación por desconocimiento; o la locura premeditada que propagandistas demagogos afines a esas causas fomentan, no tiene cabida ni ahora ni nunca. Y lo apunto por esa tentación que ellos y el Gobierno en funciones tienen de identificar la solicitud de Escocia de seguir en la UE tras el Bréxit con el tema de Cataluña. Al actual Gobierno en funciones y al Ejecutivo que se forme, hemos de decirles que no se equivoquen como les ocurrió a los sucesivos gobiernos de Suárez, Calvo Sotelo, y especialmente a los presididos por Felipe González y José María Aznar, que no supieron comunicar ni ante los parlamentarios europeos que la cuestión vasca nada tenía que ver con la de Irlanda y el Ulster, ni tampoco informar al resto de españoles que desde los comienzos de los atentados y de las extorsiones terroristas en los años setenta, el pueblo vasco de manera silenciosa y poniendo en riesgo su vida se fue manifestando en contra de ETA y su entorno. Las Vascongadas o País Vasco siempre fue, es y será una región de España, en la que durante siglos de sana convivencia sus hombres y mujeres participaron en la construcción de España y en muchos de sus grandes y cotidianos logros. Igual ocurre con la región de Cataluña, que hasta 1492 fue condado perteneciente a la Corona de Aragón.
En cambio, Irlanda del Norte -Ulster- sí era un país diferente a Inglaterra, Gales y Escocia -eso que se llama Reino Unido y que ahora ha decidido salir de la UE-. 

En tercer lugar, la cuestión del Brexit se veía venir. Desde que en 1973 entró el Reino Unido y, por tanto, Inglaterra, en la CEE luego UE, una de las lagunas y déficits del devenir de la UE había sido el cheque británico. Por eso cuando se entra o no en cualquier institución o lugar, como ocurre cuando uno se juega los cuartos en cualquier proyecto, hay que ser coherente con la situación de partida y hacerlo con convicción para evitar todo lo que ha venido después. Dicho con palabras que hubiera firmado Sancho Panza: Si Usted no tiene claro que quiere entrar en mi casa, no se preocupe, no va entrar. Pero tras invitarle y dudar en demasía, de momento le cierro la puerta. Una actitud es ser cortés, otra bien distinta tonto.

En cuarto lugar, no es el único déficit de la UE: desde los años noventa, sociedades tan vendidas como ejemplos éticos y morales de democracia y civismo, vienen desarrollando semillas de odio y rechazo entre un grupo cada vez más significativo de gentes: Son nacionalistas, clasistas, etnófobos e incluso algunos racistas. Por tanto, excluyentes y tendentes a practicar la injusticia en sus relaciones con el otro, prejuzgan y juzgan. Y eso viene ocurriendo en Holanda, Inglaterra, Francia, norte de Italia, Austria, e incluso en países europeos que se unieron a la UE más recientemente como Polonia.
Animo a que vayan al teatro o tiren de videotecas y vean obras como El nombre para que comprueben la corresponsabilidad que esos tan educadamente formados en lo políticamente correcto han contribuido a que los clasistas, racistas, etnófobos y nacionalistas hayan alcanzado tanta cuota de poder desde de los años noventa a hoy.

En quinto lugar, el problema no es sólo europeo, también ocurre en América -de norte a sur-: Trump en los Estados Unidos; el Chavismo y Maduro en Venezuela; en Brasil, las tramas de corrupción que el Partido de Lula da Silva y Dilma Rousseff ha promovido sobre las oligarquías corruptas que otros habían establecido antes. Y en el resto Mundo: Corea del Norte o la República Centroafricana.

Para concluir por donde comenzamos, la politización de la intrahistoria cotidiana, de la vida institucional pública y privada, hay que superarla, erradicarla. Para ello es imprescindible que el político se dedique a hacer una política sana e inteligente y se ocupe sólo de la Política; el periodista de informar y comunicar entreteniendo; la profesora de transmitir métodos de conocimientos y responsabilidad en el estudio, y valores cívicos; el ganadero en cuidar su ganado y sacar su beneficio por su trabajo; y la médica a curar y atender a sus pacientes. Todo lo demás, sobra. 

Comentarios

  1. Estando fundamentalmente de acuerdo, dejo un matiz, que me parece importante:
    https://daniellebrato.com/2016/07/13/mundo-bien-hecho/

    ResponderEliminar
  2. Trasleerlo Daniel, y también el otro artículo que enlazas con el título "Hijos del Bienestar" te comento: Como buen Maestro que eres, sabes de la importancia de que los jóvenes descubran el sentido de su vida, sus vocaciones. Así con su responsabilidad empezará a vivir con Libertad. Es evidente que hay algunas profesiones por las que es difícil que cualquiera sienta vocación. Para esos casos extremos, sus condiciones laborales y humanas han de ser tratadas con especial sensibilidad. Dicho esto, hay y hubo hombres y mujeres felices siendo Maestro Carpinterio del Metal o la Madera y haciendo sillas, mesas, y otros muebles. Personas felices siendo agricultores o ganaderos... Y lo importante es que salgan sus cuentas para rematar el objetivo.

    Como sabes, las economías de escala desde hace ya varias décadas permiten que los avances, incluidos los científicos, se universalicen. Y, por tanto, que lo que en un principio costaba muchísimo, se rentabilice su proceso de investigación, patente y producto o servicio creado, y cueste menos. Optimizar los recursos es bueno y permite dejar fondos para financiar otros proyectos.

    Con los paraísos fiscales hay que acabar. Y que haya voces relevantes como Obama o la labor que viene desarrollando en España la UDEF -Unidad de Delitos Fiscales de la Guardia Civil- son encomiables. Hay que potenciarlas. No asumir el fin progresivo de los paraísos fiscales y las cuestiones a financiar con sensatez y Memorias Económicas bien planteadas las necesidades de la población, es peor que las inversiones que requieren. En un ensayo del que soy coautor, Acciones y palabras (Planeta) dedicamos todo un capítulo a ello. En este blog podrás encontrar información sobre ese libro.
    Eso sí, inversiones bien planteadas, no disparar con "pólvora ajena" como se ha hecho con las Cajas de Ahorros, las Universidades, y otros órganos públicos. Esas inversiones bien planificadas y ejecutadas permitirán crear empleo de calidad, reducir significativamente el desempleo, que las cuentas de la Seguridad Social sean mejores, y tener los servicios sociales bien cubiertos.

    Seguimos, encantado de tus comentarios. Feliz día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares