A pie de calle...

... en la puerta de una Guardería de un Centro Escolar en el que se imparte formación hasta 2º de Bachillerato, por tanto, todos los ciclos de la Enseñanza Preuniversitaria, Rúas escucha a firmar, a firmar, en defensa de los Colegios Concertados, que los de Podemos quieren cerrarlos. Y aquí hay gente que luego los vota.


Rúas, reportero de toda la vida, se acuerda de las campañas en que el otrora vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, atizaba a las masas con su reiterativo que viene, que viene la derecha. Con el paso del tiempo, resultó que la derecha fue la mano con que su hermano Juan y sus cómplices firmaban los acuerdos contractuales en su despacho de la Plaza de España, mientras que con la izquierda aquél repartía entre sus cuentas corrientes o colocaba la recurrente gomilla gorda en los fajos de billetes que iba acumulando; o bien engrasaba las cuentas del Partido y a las voluntades compradas. 

Resultó así como el Partido fundado por Pablo Iglesias Posse se derechizó, y dio alas a la indignación a su siniestra, que tras los intentos frustrados del califa Anguita habían quedado muy mermados a finales de los años noventa del pasado siglo. Curiosa década aquella: coincidió con la caída de todo el bloque soviético, del Muro de Berlín. Quedando sólo como bastión la Cuba castrista -que se está desmoronando por sus contradicciones, corruptelas y por la labor de Obama y de los acuerdos diplomáticos-, la Corea del Norte dictatorial y los descendientes de aquellos. 

Fíjense los atentos lectores como en el documento periodístico recuperado, de octubre de 2003, ya salta a la palestra la palabra indignados que a partir de mayo de 2011 se convertiría en uno de los términos fetiches. Nada más saludable y regenerador que tirar de la Hemeroteca para constatar las pruebas. La realidad del ayer y de hoy quedan descritas. 


¿Qué diría D. Pablo Iglesias Posse ante la derechización de su partido desde mediados de los años ochenta hasta finales de 2015? ¿Por quién el fundador de la UGT y del PSOE pediría el voto en unas primarias a las bases: por Patxi López, Susana Díaz o Pedro Sánchez? ¿O tal vez no lo solicitaría por ninguno de aquellos tres, sino por Javier Fernández?
¿Con quién se indignaría Pablo Iglesias Posse por no haberse llegado a un acuerdo a tres bandas para un gobierno de consenso en España entre diciembre de 2015 y marzo de 2016 entre PSOE, C´s y Podemos y sus confluencias? ¿Se enfadaría con el leninista pop de Pablo Iglesias Turrión y el defraudador a Hacienda cazado de Monedero; o con Errejón y sus afines dispuestos a un gobierno transversal?

Me recuerda el compañero Rúas que es hora de terminar por donde comenzamos: en España desde 1978, incluso antes, hay libertad para elegir el tipo de centro escolar al que llevar a los hijos. Los datos de la OCDE hablan por sí solos. 


Por tanto, escoja cada cual aquel centro o universidad que mejor le cuadre con sus circunstancias y planteamientos, no entremos en pugnas y dicotomías innecesarias, y respetemos la convivencia ejerciendo la libertad con responsabilidad.  

Comentarios

  1. Carencias del Sistema Educativo hoy http://m.diariodesevilla.es/sevilla/falta-exigencia-origen-fracaso-educativo_0_1115888855.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares