Sociedad civil frente a politización


Resulta abrumador el peso que se dedica a la actividad política a diario en los medios de comunicación. Cualquiera que ojee un diario en papel o digital; vea los telediarios y programas en los que se cubre la circunstancia política; o escuche los informativos y magazines radiofónicos, llegará a esta obvia constatación. Os voy a citar hechos que lo atestiguan en las últimas tres semanas: el falso proceso soberanista en Cataluña; las primarias en el PSOE; los congresos de C´s, Podemos y PP; o el inicio del gobierno de Trump en los Estados Unidos. 

El caso catalán es sintomático del devenir español en los últimos cuarenta años. Desde el año pasado, PP, PSOE más C´s han decido actuar por las vías legales y administrativas establecidas para acabar con la demagogia y torticera actuación de Esquerra Republicana, la antigua CIU y la CUP. Lo curioso de todo este fenómeno es que PP y PSOE desde los años ochenta hasta el final de la primera década de este siglo se aliaron, sobre todo, con la antigua CIU cuando requirieron de su apoyo parlamentario para gobernar a nivel nacional y sacar adelante presupuestos nacionales. Las preguntas caen por su propio peso: ¿Qué hubiera pasado en España si los gobiernos de González, Aznar y Zapatero no hubieran gobernado llegando a acuerdos con los convergentes o los de ERC para sus intereses creados? ¿Qué hubiera pasado, si en lugar de repartirse la tarta de las comisiones ilegales y los negocios entre lo público y privado de unos y otros, se hubiese pactado en favor del interés de la mayoría de los españoles?

El segundo asunto: las primarias en el PSOE son consecuencia de ese mundo de reinos de taifas en que los partidos se convirtieron desde los años ochenta del pasado siglo hasta hoy. Se alcanzaban acuerdos entre bandos con el propósito primero de tomar las riendas del partido, y luego acceder a las tomas de decisiones en los ámbitos desde lo local a lo nacional con el pasaporte de los fondos europeos. Todo ello salpicado por luchas intestinas entre los bandos por tomar el poder del partido y luego de las instituciones. Recordemos, por ejemplo, las que mantuvieron entre finales de los ochenta Felipe González y Alfonso Guerra, y sus respectivos bandos afines. A las de hoy entre Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López. 

El Congreso de C´s ha sido una balsa de aceite salpicada semanas atrás por las diferencias con la corriente de Carolina Punset y otros representantes y otras corrientes que pedían continuar con la denominación y tendencia socialdemócrata. Rivera y su Comité Ejecutivo tienen grabado el daño que sufrió Adolfo Suárez desde sus propias filas por la falta de aquella UCD de ser realmente un partido cohesionado. Lo de la eliminación del matiz socialdemocráta no debe ser un hándicap si con hechos demuestran que defienden los pilares del Estado del Bienestar (Educación, Sanidad, Servicios Sociales y Reforma de las Administraciones) en toda España y ante el Parlamento Europeo y las Instituciones Comunitarias.

El cuarto acontecimiento es la guerra interna que se está desarrollando en Podemos. ¿Alguien que participara en las asambleas del 15 M desde mayo de 2011 en adelante y que tuviera un sólido conocimiento de la Historia pudiera dudar de que eso iba a ocurrir?
El sesgo orweliano de la pugna entre las facciones de Iglesias y Errejón está claro: Rebelión en la granja podemita. Ni unos ni otros tienen la altura ni la profundidad de los personajes de Pabellón nº 6 de Chejov, ni tampoco de Doctor Zhivago. Sin embargo, la masa ávida de soluciones por arte de birlibirloque como en esas dos obras que retratan la dictadura implatada en la URSS por Lennin y Stalin, les ha seguido durante un tiempo. ¿Qué corresponsabilidad tiene la masa en la tramoya? 

Recordemos lo que aquí os atestiguaba antes de las elecciones generales de junio de 2016.

Para rematar este bloque nacional desde lo local, veamos los acuerdos a tres y cuatro bandas en las enmiendas a los presupuestos del Ayuntamiento de Sevilla para 2017 entre PSOE -partido gobernante-, C´s, Participa Sevilla -Podemos- e IU. Otras cuestiones que caen por su propio peso: ¿Eran las líneas rojas innegociables, eran los vetos cruzados irrenunciables? ¿Hubiera sido posible otro gobierno en España si se hubieran sentado a trabajar y negociar pensando en el interés de la mayoría de los españoles?

El fenómeno político, social y mediático Trump se está topando con la fortaleza de la sociedad civil estadounidense. La más arraigada separación de poderes en aquel país está ya marcando las líneas que no están dispuestos a permitir desde el Poder Judicial con el tema del veto a los inmigrantes; a la prensa que se está haciendo eco de los intentos de manipulación del gobernante y su equipo.
Pasando por el rechazo que la mayoría de las empresas tecnólogicas y otras de otros sectores (como el textil representado por Levi´s) están mostrando hacia sus primeras decisiones. Otros grupos sociales de presión norteamericanos, o la propia UE están reaccionando a las decisiones de Trump desde el mismo día de su toma de posesión
Como Andrés Oppenheimer demuestra en su ensayo ¡Crear o morir!, Donald Trump es el claro ejemplo de ególatra y vanidoso incapaz de reconocer sus fracasos empresariales y humanos. Cuando hace años Oppenheimer le entrevistó, el magnate negó que había tenido proyectos que le habían salido mal, y se jactó de decir que los había cerrado porque el sistema fiscal y administrativo se lo permitieron.

Frente a este tipo de personaje; los ejecutivos, empresarios y trabajadores de las empresas tecnológicas se caracterizan por reconocer las veces que fracasaron antes de sacar adelante sus proyectos; los prejuicios que tuvieron que sortear para hacerlos posibles -especialmente de los ignorantes y de los partidarios del establishment-; en contar con el 37,6% de sus empleados con inmigrantes; y en no hacer gala de tener mansiones lujosas ni astronómicas cantidades de dinero. Les mueve la vocación hacia sus proyectos, el generar riqueza y empleo de calidad, y mejorar el entorno social en el que se mueven. Les mueve el vivir y convivir en paz. 
¿Se darán cuenta unos y otros -medios de comunicación; partidos políticos, grupos de presión e interés y votantes enrrocados a ambos lados del Atlántico?
Continuaremos... 
 

Comentarios

  1. http://www.republica.com/el-manantial/2017/02/16/psoe-y-cs-pueden-controlar-al-fiscal

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  3. http://www.lavanguardia.com/politica/20170302/42440601586/el-directorio.html

    ResponderEliminar
  4. Roca y CIU, nueva rama del Caso de Corrupción 3% en Cataluña http://www.elconfidencial.com/espana/2017-03-03/roca-pago-comision-cdc-adjudicacion_1341585/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares